En definitiva… la salsa hace la enchilada

Para los no iniciados, una receta para una salsa mexicana podría parecer una colección inusual de ingredientes aparentemente incompatibles.

Pero a través de una técnica hábil, estos ingredientes se combinan para asumir una nueva identidad que es nada menos que sublime.

Tan crucial es la salsa que, en México, a menudo define a las enchiladas. Por ejemplo, las enchiladas hechas con salsa de chile rojo se denominan enchiladas rojas y las hechas con tomatillo y salsa de chile verde se llaman enchiladas verdes.

Tostar o asar los ingredientes de la salsa es crucial para la complejidad de sabor, por lo que es importante que no se avance rápido a través de este paso.

Entra a KiwiLimón

Asegúrate de que estos ingredientes estén bien tostados antes de ir más lejos.

No se debe confundir bien tostado de quemado. Una vez que hayas adecuadamente tostado y asado a la parrilla todos los ingredientes, se hacen puré en una pasta que se va a freír brevemente antes de añadir una buena dosis de agua o caldo.

El último paso es un buen hervor para espesar la salsa y completar la combinación de sabores.

Las enchiladas rellenas pueden ser casi de cualquier cosa y es común el relleno de queso, o bien de carne cocida y desmenuzada de cerdo, res o pollo, también las hay de marisco y, a veces, especialmente camarón y cangrejo o una cucharada de un guiso.

Hay muchas formas de hacer rellenos de carne deshebrada y de aves de corral, pero la más fácil es cortar la carne en trozos pequeños, cocinar a fuego lento en agua o caldo hasta que estén tiernos, y luego deshebrar, ya sea a mano o con la ayuda de un procesador de alimentos.

El queso es el más popular como relleno en las enchiladas.

Muchos de los quesos mexicanos utilizados para enchiladas podemos ver al Oaxaca, Chihuahua, panela, fresco y añejo o enchilado (un tipo de añejo recubierto de polvo de chile).

Por lo general reservo Oaxaca y Chihuahua para los rellenos debido a que funden muy bien y con el resto hago unas coberturas, proporcionando sabores y texturas adicionales.

En México, las zanahorias cocidas en cubos, papas y chorizo son también ingredientes típicos, al igual que una cucharada de crema espesa y una pizca de cebolla picada.

FUENTES: Wikipedia || YouTube || KiwiLimón

Ahora bien, continuando con la clave de las enchiladas que es la salsa es recomendable siempre freír la pasta de salsa brevemente para concentrar y fusionar los sabores.

Otro tip importante es el freír las tortillas ya que las hace fáciles de enrollar.

Las tortillas de maíz para enchiladas se “suavizan” en aceite caliente, ya sea antes o después de ser recubiertas con la salsa.

Se calienta un poco de aceite a fuego medio y luego cada tortilla se fríe brevemente por ambos lados.

El resultado es una tortilla flexible. Ablandar las tortillas después de haberlas recubierto con salsa primero, un enfoque generalmente reservado particularmente para las salsas de chile rojo, lo que las hace muy ricas.

Y bueno, para redondear el placer de comer unas ricas enchiladas, te comparto un consejo de familia que es acompañarlas con una cerveza.

No es casualidad que las cervezas mexicanas sean la bebida de elección con esta cocina picante.

La dulzura de malta en muchas de estas cervezas no solo quita la sed, sino que también ayuda a eliminar el picor de los chiles.

Resultado de imagen para enchiladas

Sin embargo, no es necesario que limites tus elecciones a la cerveza cuando se trata de encontrar al socio adecuado para las enchiladas.

Un vino blanco seco o ligeramente dulce o incluso un colorete puede ser igual de atractivo y delicioso.

Entradas creadas 38

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba
shares